FlexWork, una tendencia que en Chile ya es realidad

A la discusión sobre la jornada laboral que hace semanas cubre la agenda del gobierno, se suma el análisis que el sector empresarial hace de otras aristas respecto del trabajo. La flexibilidad laboral y el teletrabajo son tendencias que están ganando espacios y muchas empresas modernas ya han dado un giro en su estilo de trabajo, incorporando nuevos procesos y estilos laborales que buscan mayor productividad y compromiso del talento humano.

Y es que las exigencias de talentos jóvenes han cambiado. A la hora de postular el empleo, ya no es suficiente la oferta económica, sino también otras aspiraciones que combinan, al menos, tres factores: un buen desafío que les permita incrementar sus conocimientos, incentivos apropiados y ajustados a su capital humano y también, un ambiente laboral que les permita tener una buena calidad de vida y que sea sostenible con otras actividades no laborales.

Expertos aseguran que entre los principales beneficios es que los gastos en transporte y gasolina se reducen drásticamente, se tiene una mayor autonomía y control de los tiempos para realizar el trabajo, se genera menos estrés, hay más flexibilidad horaria y mayor posibilidad de compaginar la vida laboral y familiar, y las personas se vuelven más productivas.

Todo lo anterior supone como mínimo más libertad horaria, obligaciones orientadas a metas, incentivos y un ambiente cool, sólo por nombrar algunas de las tendencias que imperan en los ambientes laborales vanguardistas e innovadores.

Si bien la modalidad de trabajo dependerá de cada empresa, actualmente se está generando un importante número de ofertas laborales cada vez más flexibles y que se van adaptando a las necesidades y gustos de los postulantes. El Coworking cumple con estas expectativas donde varias personas trabajan juntas, pero no para la misma empresa, fomentando relaciones entre profesionales y propiciando el surgimiento de nuevos negocios con potenciales clientes o proveedores.

Ventajas del FlexWork

– Ahorro en el arriendo de oficinas.
– Cero costos de inversión en habilitación del espacio de trabajo.
– Notable reducción de casos de ausentismo laboral.
– Facilita la focalización en el core del negocio y no aspectos administrativos de una oficina, tales como la limpieza, conectividad, seguridad, mantenimiento, compra de insumos, entre otros.
– Permite contratar a personas de cualquier parte del mundo.
– Facilidad de expansión geográfica y crecimiento internacional.
– No hay problemas de convivencia entre empleados.
– Propicia la autonomía laboral y mayor productividad.
– Garantiza un ambiente de trabajo creativo y motivador.
– Flexibilidad para proyectos de expansión y reducción, según lo requiera el plan de negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.